• ZE

11S: Veinte años después

Rielley Duckworth

"Ground Zero Memorial to Many Fallen Heroes"by Allan_Grey is licensed under CC BY-SA 2.0


Los estadounidenses se reunieron hoy de manera solemne en conmemoración de los atentados del 11 de septiembre.


Hace veinte años que terroristas del grupo al-Qaeda estrellaron aviones secuestrados contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono de Washington, D.C., causando casi 3.000 muertos. Los sobrevivientes y los familiares de las víctimas recordaron experiencias de sufrimiento profundo y resiliencia inspiradora.


“Mientras recitamos los nombres de los que perdimos, mi memoria regresa a ese día terrible cuando sentí como un espectro malvado descendió a nuestro mundo, pero también fue un momento cuando la gente estuvo por encima y más allá de lo ordinario”, dijo Mike Low, padre de Sara, quien se desempeñaba, en ese entonces, como azafata en el primer avión que se estrelló contra la Torre Norte.


Es así que, en Nueva York tuvo lugar una ceremonia larga con recitaciones de los nombres de las víctimas, momentos de silencio y actuaciones musicales de Bruce Springsteen, Kelli O’Hara y Chris Jackson. Aunque varios políticos asistieron, no se pronunciaron al respecto.


Del mismo modo, en Washington, D.C., una delegación liderada por el presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris fueron partícipes de una ceremonia en la que depositaron una corona cerca del sitio del ataque contra el Pentágono. Luego, el presidente viajó a Shanksville, Pensilvania, donde el cuarto avión secuestrado se estrelló después de que los pasajeros tomaron control y lo desviaron del blanco, que se creía ser la Casa Blanca o el Capitolio.


El mensaje central de los políticos parecía ser la unidad nacional, pero ese objetivo sería difícil, o quizás imposible, de realizar. Aunque los ataques terroristas de hace veinte años si generaron la unidad en patriotismo, se dió solo por un breve lapso de tiempo; mientras tanto, los partidismos políticos se intensificaron y feroces desacuerdos surgieron sobre cómo pelear la “guerra contra el terror”. Ahora, con el Covid-19, el fin caótico de la guerra en Afganistán y las consecuencias del asalto contra el Capitolio en enero, el país parece más dividido que nunca.


Por su parte, el expresidente George W. Bush hizo referencia acerca de esos temas durante su visita a Shanksville, dando un discurso fuerte en el que elogió el heroísmo de los pasajeros y tripulación del vuelo 93 y lamentó el ascenso del partidismo extremo en la política estadounidense. En una aparente referencia al ataque contra el Capitolio, condenó al extremismo doméstico que abunda en el país.


“No hay mucho solapamiento cultural entre los extremistas violentos en el exterior y los extremistas violentos en el país,” dijo el exmandatario, “pero en su desprecio por el pluralismo, en su indiferencia por la vida humana, en su determinación a profanar a los símbolos nacionales son los hijos del mismo espíritu viciado y es nuestro deber enfrentarlos” agregó.


Teniendo eso en cuenta, la lección de los últimos veinte años podría ser que la unidad nacional es a menudo efímera y que, pese a los mejores esfuerzos de los pueblos y sus líderes, las cosas rara vez salen según lo previsto.


21 views0 comments