• ZE

Trump presionó al Departamento de Justicia para que desacreditara la elección

Rielley Duckworth

"Donald Trump"by Gage Skidmore is licensed under CC BY-SA 2.0


El expresidente de los Estados Unidos Donald Trump intentó utilizar el Departamento de Justicia en sus esfuerzos por anular su derrota en las elecciones de 2020, según notas manuscritas obtenidas por la Comisión de Supervisión de la Cámara de Representantes.


El documento esboza una conversación telefónica del 27 de diciembre entre el entonces presidente Trump y dos altos funcionarios del Departamento: el fiscal general interino Jeffrey Rosen y su adjunto Richard Donoghue. Trump, quien acababa de perder su reelección y tenía menos de un mes en su mandato, les dijo que declararan “corrupta” la elección.


Según las notas, escritas por Donoghue, los funcionarios objetaron e intentaron explicar que el Departamento no podía “chasquear los dedos y cambiar el resultado de la elección”. Trump respondió diciendo que él y los congresistas republicanos se encargaran del resto.


La conversación tuvo lugar durante la que quizás haya sido la transición poselectoral más caótica desde la era de la Reconstrucción. Renuente a conceder la victoria al presidente electo Joe Biden, Trump pasó los últimos dos meses de su presidencia haciendo afirmaciones infundadas que sostenían que su derrota fue el resultado de un fraude electoral generalizado.


Cuando Rosen y Donoghue tuvieron su conversación con el presidente, el Departamento de Justicia ya se había enredado en sus esfuerzos para permanecer en la Casa Blanca. En noviembre, el entonces fiscal general William Barr emitió una directiva que permitía a los fiscales federales investigar alegaciones de posibles irregularidades electorales. Cuando tales investigaciones fallaron en encontrar pruebas de fraude, Barr renunció a su cargo y posteriormente describió a las afirmaciones de Trump como “paja”, en una entrevista con Jon Karl de ABC.


Aún no dispuesto a rendirse, Trump se dirigió a Rosen, la sustitución temporal de Barr. Durante la llamada, el presidente vigorosamente repitió sus afirmaciones de fraude y dijo a los funcionarios que “la gente está airada--culpando al [Departamento de Justicia] por la inacción,” según las notas.


Donoghue también registró que Trump dedicó tiempo durante la llamada para elogiar a tres congresistas republicanos: el senador Ron Johnson de Wisconsin y los representantes Scott Perry de Pensilvania y Jim Jordan de Ohio. Esos hombres, todos aliados firmes del entonces presidente, luego participaron en el intento de algunos republicanos de bloquear la certificación congresional de los resultados electorales, en las vísperas del asalto mortífero contra el Capitolio por partidarios de Trump, el 6 de enero.


La publicación de las notas podría tener un efecto en las investigaciones en curso sobre los eventos del 6 de enero y otros intentos de interferir con el proceso electoral. Significativamente, el Departamento de Justicia, que normalmente busca mantener confidencialidad en comunicaciones con la Casa Blanca, ha decidido permitir que ex funcionarios como Rosen y Donoghue puedan testificar ante comisiones congresionales acerca de sus comunicaciones con Trump, citando “circunstancias excepcionales”.


Por su parte, Trump respondió el sábado a la revelación de las notas en una una declaración escrita, en el que culpó a los congresistas demócratas por la controversia y repitió sus afirmaciones de fraude electoral.


“Los demócratas de la Cámara corruptos y altamente partidistas que controlan la Comisión de Supervisión de la Cámara ayer publicaron documentos--incluidos expedientes judiciales relacionados con la elección fraudulenta de 2020--los que deshonestamente describieron como un intento de derrocar la elección”, la declaración se lee. “De hecho, es justo lo contrario. Los documentos pretendían mantener la integridad y honestidad de las elecciones y la inviolabilidad de nuestro voto”.

19 views0 comments