• ZE

La vida, muerte y despedida del príncipe Felipe

Sasha Licon


(Foto: Matt Dunham / POOL / AFP)


La semana pasada la monarquía inglesa se vistió de luto por la muerte del príncipe Felipe, Duque de Edimburgo.

El esposo de la Reina Isabel II murió en el palacio de Windsor según anunció por medio de un comunicado oficial la familia real británica.

“Es con profundo pesar que Su Majestad la reina anuncia la muerte de su amado esposo, Su Alteza Real el príncipe Felipe, Duque de Edimburgo”, señaló el palacio de Buckingham.

Desde principios de marzo el príncipe había tenido problemas de salud y fue remitido al hospital P King Edward VII’s, ubicado en el barrio londinense Marylebone. Luego fue trasladado para someterse a un proceso quirúrgico por una condición cardiaca preexistente en el hospital público St. Bartholomew.

El Duque se retiró de la vida pública en el 2017 y la última vez que se le vió fue con unos pantalones color crema y una camisa blanca en el asiento trasero de un auto saliendo del hospital King Edward VII de Londres.


De la realeza griega a la inglesa


Nacido como Felipe de Grecia y Dinamarca el 10 de junio de 1921, hijo del príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca y de la princesa Alicia de Battenberg. Tras la revolución greco turca, el príncipe Andrés fue juzgado en un consejo de guerra y desterrado quitándole su nacionalidad griega, por esto Felipe y su familia se convirtieron en refugiados de guerra. El título de “Duque de Edimburgo”y el tratamiento de “Su Alteza Real” lo adquirió el día de su boda con la Reina Isabel II luego que perdió el título de “príncipe de Grecia y Dinamarca”

El Duque de Edimburgo fue un miembro importante de la Marina Real británica graduándose como el mejor cadete de su promoción. En la Segunda Guerra Mundial, continuó sirviendo para la Fuerza Real Británica llevando a cabo actos heroicos que valieron varias condecoraciones como héroe de guerra.

El consorte se caracterizaba por su falta de tacto, su vida estuvo rodeada de polémicas gracias a sus comentarios racistas y sexistas calificando a los asiáticos por sus ojos rasgados, a los escoceses como borrachos y a los caribeños como piratas. En varias ocasiones hizo comentarios machistas en público como “las mujeres no pueden dedicarse a trabajos relacionados con leyes”.


La despedida


El funeral del Duque de Edimburgo se celebró el pasado sábado 17 de abril en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor. Por motivos de bioseguridad para contener la pandemia en el Reino Unido en la despedida del príncipe solo pudieron asistir 30 personas entre las cuales estaban los príncipes Harry, William, Andrés y Eduardo, la princesa Ana, su exesposo Mark Philips y la consorte Isabel II.

Los ritos funerarios comenzaron desde las primeras luces del amanecer, hubo presencia de bandas militares que tocaron “Te prometo a ti, mi país” (un himno habitual en ceremonias de la realeza británica), “Dios salve a la Reina” y otros temas que el duque escogió para su funeral. Su ataúd estaba cubierto por su estandarte personal, su sombrero de Almirante de la Flota, su espada y un ramo de flores seleccionado por la reina con una tarjeta escrita con su puño letra que llevaba como título “En memoria de nuestro amor”.

Una vez dentro de la capilla de San Jorge, la reina fue la primera en tomar asiento con su hijo el príncipe Andrés a su izquierda. Tras leerse fragmentos de la biblia y entonar cánticos durante toda la ceremonia, el féretro con los restos del príncipe descendió hasta el interior de la cripta real donde descansará eternamente.


19 views0 comments